Mató a su ex pareja y luego se suicidó

Una vivienda ubicada en las calles Hipólito Irigoyen y Alfredo Palacios, de la ciudad de Simoca, en Tucumán, fue el escenario de un femicidio seguido de suicidio. El sangriento suceso se registró en la noche del jueves. La víctima fatal fue identificada como María Guadalupe Iñigo (30). La mujer habría sido ultimada por su ex pareja, Heraldo Daniel Albornoz (38). Ambos presentaban heridas de arma de fuego a la altura de la sien.

Por protocolo, y a pedido de la fiscalía, los investigadores del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del Ministerio Público Fiscal (MPF) se abocaron a la inspección del lugar del hecho, donde levantaron las muestras correspondientes y secuestraron diferentes elementos de valor para la investigación, entre ellos las prendas de vestir y los teléfonos celulares de ambos.

A partir de las primeras averiguaciones, se pudo establecer que los protagonistas del luctuoso suceso estaban separados desde hacía unos años. Ella trabajaba en un comedor y él era albañil. Ambos residían en Simoca. Ayer, la mujer habría salido a realizar un trámite, aparentemente en Las Talitas, y el hombre quedó al cuidado de las dos hijas del matrimonio. El ataque se registró cuando la mujer regresó al hogar. Las circunstancias en las que se produjo el hecho se encuentran en plena etapa de investigación.

Mató a su ex pareja y luego se suicidó

Según precisaron las fuentes judiciales, la víctima y el victimario fueron hallados en la habitación principal de la propiedad. Allí encontraron a la mujer, que ya había fallecido y su ex pareja, quien estaba en estado agonizante con un disparo de arma de fuego y cortes en los brazos. También fueron encontrados un revólver y un cuchillo de carnicería con manchas de sangre en el filo.

El dramático hecho fue descubierto cuando las hijas del matrimonio habrían llegado de la casa de unos vecinos y encontraron cerrada la habitación. En esa circunstancia pidieron ayuda y los vecinos ingresaron y los encontraron tirados en medio de un charco de sangre. La mujer falleció en el acto y el hombre fue derivado al hospital de Simoca y luego al Padilla, donde murió.