El reclamo de los kiosqueros por la situación difícil que atraviesa el sector

36
Kiosco

Ernesto Acuña, Titular de UKRA explicó que “Hay una preocupación muy importante en los encargados de los kioscos porque las ventas cayeron mucho, kioscos que han cerrado, otros al borde del cierre, piden un auxilio de parte del gobierno quintando el IVA a sus productos también, por lo menos a algunos.”

“La idea es que esos productos a los que les bajan el IVA también lo podamos tener nosotros en los kioscos, hablamos de galletitas, chocolates, alfajores, gaseosas, aguas, si a los supermercados y grandes cadenas les han dado el privilegio de venderle más barato a la gente, nosotros queremos también vender más barato. Le pedimos a Dante Sica una mesa de diálogo donde estemos todos representados, queremos que el descuento les llegue a la gente, no que quede entre los distribuidores.

“Luego de la devaluación, el lunes, recibimos listas con cambios, los lunes ni siquiera llegaban los pedidos, el martes llegaban listas con listas estimativas con un 15 o 18 por ciento de aumento en promedio. Ahora hay que ver qué pasa en septiembre, por los general las marcar aumentan los primeros días del mes.”

“Cerraron 28.000 kioscos en 3 años, se sumaron 5000 o 6000 kioscos este año, son datos que nos dan las tabacaleras o las empresas de gaseosas, son bajas del padrón. Las tarifas están por las nubes. Pero el principal problema es la baja del consumo, no se vende nada, todo aumenta y la gente cada vez tiene menos plata. A esto le sumamos el problema de las cadenas, te ponen comercios pegados o enfrente, le pedimos al gobierno una ley que diga que no se puede poner un kiosco a menos de una cuadra del otro, perdemos plata cargando la SUBE; cada vez es más difícil mantener el kiosco” agregó Acuña.

“La baja de consumo fué paulatina, comenzó hace 3 años, la inflación es permanente pero la caja es la misma, eso quiere decir que vendemos mucho menos. Cuando el dólar se fué a $45 se empezó a ver una baja mucho más pronunciada, la gente no tiene plata y no compra. La gente va cambiando de marcas, se tira a segundas y terceras marcas para gastar menos.Muchos vienen pensando en comprar algo y cuando ven el precio se llevan otra cosa.”

“Han aparecido segundas marcas en todos los productos, muchos son de las mismas empresas grandes y otros son de empresas nuevas. En cigarrillos aparecieron marcas nuevas, algunas tienen menos de un año, yo lo que más vendo es esa marca más barata, la de $50. Lo mismo pasa con alfajores, bebidas y otros productos, aparecen marcas nuevas y se imponen enseguida por el precio”, finalizó.