Seis maneras de reinventar tu pyme para la crisis continua

32

El peso argentino reanudó su caída de poder adquisitivo cuando estos días el gobierno anunció una serie de medidas de emergencia destinadas a proporcionar la realidad económico-financiera del país y actuar en la última etapa de su gestión actual. El punto está que esto recae directamente a una población que viene sufriendo el impacto de una fuerte crisis en los últimos años.

Adentrémonos en forma práctica.

Uno de sus elementos es la devaluación, que en un grado u otro, es un hecho de la vida en Argentina. Los consumidores, las empresas y los inversores se ven afectados por cualquier tendencia al alza en los precios cuando la moneda nacional pierde valor frente a las principales monedas internacionales. En este artículo, veremos varios elementos en el proceso de reinvención que debemos hacer las pymes afectados por esta situación.

En forma paralela, se pronostica que la tasa de inflación seguirá en alza. Los factores que impulsan los precios más rápidamente incluyen impuestos y el aumento de los costos laborales. Incluso una tasa de inflación relativamente baja puede afectar el resultado final de su emprendimiento al aumentar los costos de suministros, equipos, etc., y si no está listo para lidiar con eso, puede tener un impacto perjudicial en la situación financiera de la pyme.

Lo que hay que tener en cuenta es que la inflación no es buena ni mala; eso es una cuestión de perspectiva. Para algunas empresas o comercios, la inflación podría ser algo malo, obligándolos a aumentar sus precios y contribuir a una pérdida de clientes. Para otros, podría ser un beneficio, estimulando la actividad en su rubro que de otra manera ocurriría si los precios fueran más bajos.

Entonces, es aconsejable vigilar la crisis y estar preparado en caso de que necesite hacer ajustes. Aquí hay algunas formas de contrarrestar los efectos negativos en tu pyme:

 

  1. Ajusta tu precio

Es cierto que aumentar tus precios puede ser perjudicial, y lo más probable es que no sea el primer curso de acción que quieras tomar frente a la inflación, pero sigue siendo una opción. Si decides que es hora de aumentar los precios, vigila los precios de sus competidores e intenta no ir demasiado lejos de lo que están cobrando.

 

  1. Reduce tu deuda

 

Si podes reducir tu deuda, prepararse para la inflación es una buena razón para hacerlo. ¿Hay facturas de tarjetas de crédito o préstamos que se pueden pagar? ¿Tenes una deuda de alto interés que puedas consolidar? Reducir la cantidad de dinero que tenes que pagar regularmente puede ayudar a liberar dinero para hacer frente a los crecientes costos asociados con la inflación.

 

  1. Mejora tu flujo de caja

 

Mejorar el flujo de caja puede ayudar a aliviar la presión financiera. Encuentra formas de mantener el flujo de efectivo, como el uso de pagos electrónicos, el envío inmediato de facturas y el seguimiento rápido de los pagos atrasados ​​de las cuentas por cobrar. Puede que no sea una mala idea buscar una línea de crédito comercial específicamente para ayudar a administrar el flujo de efectivo. Esto en sí mismo también puede ayudar a lidiar con los costos asociados con la inflación.

 

  1. Optimiza tu negocio para la productividad.

 

La productividad puede recorrer un largo camino. Si encuentras formas de enfocarte más en los empleados en tareas que conducen directamente a ganancias financieras para la empresa, tu situación financiera obviamente mejorará, lo que hará que la inflación sea menos preocupante. Algunas ideas fuertes para mejorar la eficiencia de los empleados pueden ser: delegar tareas, combinar tareas con habilidades, comunicarse de manera efectiva, incentivar, eliminar tareas innecesarias y adoptar el trabajo desde casa.

 

  1. Busca formas en que la tecnología puede reducir costos

 

¿Hay alguna tarea que pueda ser más rentable al utilizar una tecnología que no estás empleando actualmente? Busca formas en las que pueda entrar la automatización y realice mejoras. Esto puede funcionar para aumentar la productividad de los empleados al permitir que las tareas se completen mucho más rápidamente con menos espacio para el error humano. También puede liberar el tiempo de los empleados para que puedan hacer más trabajo y ayudar a mejorar el resultado final.

 

  1. Evaluar la situación de tus proveedores.

 

Si bien la cantidad que pagas a tus proveedores puede depender directamente de la inflación en algunos casos, es aconsejable evaluar periódicamente la situación de cada proveedor. Siempre debes estar atento a lo que ofrecen los competidores de sus proveedores y busques mejores ofertas. Puede que no valga la pena cambiar de proveedor si has establecido una relación significativa con uno, pero es probable que pueda encontrar formas de ahorrar dinero en esta área, incluso si eso significa negociar con los proveedores existentes.

 

Los tiempos de crisis económicas puedes doler, pero incluso si estás en una línea de negocios que lo padecen, no tiene que ser una carga importante si tomas algunas precauciones.

Muchos de estos mejorarán las perspectivas de tu negocio independientemente de la tasa de inflación.

A no bajar los brazos, el esfuerzo tiene que ser más inteligente aún de lo que venía siendo.

Hasta nuestro próximo encuentro.

 

Mgter. Lic. Sergio Tolaba Arias

Consultor & Formador

Dirección de Ventas & Marketing Estratégico

www.sergiotolaba.com