Zanella paralizó su producción en la planta de Caseros

39

La situación en Zanella parece no tener fin, y, con el correr de los días, peligran los puestos de trabajo de los empleados. En pocos meses, la empresa cerró dos de sus cuatro plantas y pasó de tener 500 trabajadores a menos de 200.

Walter Sauan, delegado de Zanella en Caseros indicó que: “Ya venimos con suspensiones desde el año pasado, desde fines de junio no nos pagan los salarios, nos pagan cómo quieren y lo que quieren, ya tenemos una deuda de $120.000 con cada trabajador. Tenemos amenazas de despidos, despidos constantes, la situación no da para más”.

Seguidamente, remarcó: “Ya cerró la planta de Mar del Plata, la de Córdoba, en San Luis quedan sólo 45 personas. El gremio está todos los días de charla, estamos al pie, pero no tenemos respuesta, la empresa no tiene voluntad, pedimos que al menos nos den una moto por la deuda con cada trabajador pero no tienen respuesta. Nos enteramos que quieren tercerizar el trabajo, sacan máquinas de una fábrica de Boulogne asociada a Suzuki”.

Además, se refirió a las caídas de ventas de motovehículos y precisó: “La baja del consumo es gran parte del problema. Los compañeros estamos mal., es ir todos los días a trabajar gratis y endeudarnos cada vez más, no tener novedades de pago ni de nada. Están averiguando galpones cerca del puerto para armar allá y dejarnos a nosotros a la deriva. La caída la tenemos hace 8 meses, fuimos dos años número 1 en ventas. Nos extraña que ahora no haya plata”, concluyó.