Tucumán: hallaron un bebé muerto, dentro de una caja de cartón

tucumán

No se movía. No lloraba. Tampoco respiraba. Su cuerpo estaba frío, envuelto en una remera de algodón blanca y metido en una caja de cartón. Como lo habían dejado a pocos metros del río, sospechan que pudo haber pasado la noche allí y muerto de hipotermia; pero eso es algo que los médicos forenses determinarán.

Sí se sabe que, a simple vista, no tenía signos de violencia. Todavía lo acompañaba la placenta y ya estaba formado: fuentes judiciales estimaron que tendría entre 28 y 30 semanas de gestación. Por eso la joven que caminaba por la orilla del río Tipas y se dio de frente con esa caja, en cuanto la abrió corrió horrorizada hacia la comisaría de San Pedro de Colalao.

El bebé fue encontrado ayer a la mañana y el pueblo todavía no sale de la conmoción: todos hablan de eso y todos se miran entre sí, en un intento inútil por descubrir quién fue la mujer, o la joven, o la niña, que lo parió y lo abandonó en ese lugar.

“No se sabe quién es la mujer y sin embargo ya se la ha criminalizado”, protestó Ivana Morales, coordinadora del Movimiento Originarios en Lucha de San Pedro de Colalao. “Como mujeres tenemos que ser más solidarias”, pidió, y planteó que tal vez esa mujer “está mal, seguramente se sintió sola, tiene una infección o necesita algo”.

CONMOCIÓN EN EL PUEBLO. La gente se acercó al lugar del hallazgo, ayer al mediodía.

Mientras la Policía investiga si se registró el ingreso de alguna paciente en esas condiciones en el sistema de salud y los colaleños se esfuerzan por recordar si vieron a alguna embarazada en los últimos días, Morales habló de “un llamado de atención para el pueblo”.

“Acá todavía hay muchas cosas que son tabú, los embarazos no son planificados y estamos todavía en una cultura muy atrasada en ese tipo de cosas”, explicó. “No tenemos acceso a la educación sexual y tampoco se hace nada para informarnos o guiarnos en este tipo de cosas”, siguió.

Morales entiende que el pueblo esté conmocionado porque “es la primera vez que pasa algo así”, pero insistió en la necesidad de poner el foco en lo importante: “hacer énfasis en que haya educación sexual para nuestras niñas y que esto que pasó sea un antecedente para que se comience a hablar. Las mujeres necesitamos que se preocupen por nosotras, que tengamos acceso a la educación y a una salud digna”.

También habló de la mirada juzgadora de los demás. “A veces las chicas hasta tienen miedo de ir al CAPS porque por todo te juzgan, si sos madre soltera te juzgan, si estás embarazada y sos joven te juzgan… es muy complicado”, alertó.