Vicky Xipolitakis festejó a todo trapo el cumpleaños de su hijo Salvador Uriel en una mega celebración que realizó en Puerto Madero. Muchos artistas, amigos de la vedette, fueron invitados a la fiesta, donde no faltó música, shows en vivo, mucha bebida, comida y decoración.

Si bien Javier Naselli no estuvo invitado, puesto que pesa varias denuncias judiciales en su contra, la mediática le confesó a su círculo íntimo que esperaba aunque sea un llamado telefónico para saludar a su bebé.

Pese a ello, Vicky intentó disimular su tristeza y festejó a lo grande. Algunos consideraron que más que un cumpleaños de un año parecía una boda, por la forma en que llegó vestida: toda de blanco y el pequeño luciendo un trajecito del mismo color.

La decoración del salón se llevó todas las miradas. Hubo muchas luces, carteles y hasta estatuas vivientes.

La torta superó todas las expectativas. De más de 10 pisos, en tono blanco, con flores y una “S” grande en su punta.