En una “maratonica” sesión en la Cámara de Diputados finalmente el oficialismo logro la suma del poder conjunto al aprobar la llamada Ley de Solidaridad Social, enviada por el ejecutivo como un mega Ley que decretaba alrededor de nueve emergencias y suprimía atribuciones del Congreso.

Si bien la polémica ley obtuvo su aprobación en la cámara baja y paso de manera casi exprés al tratamiento sobre tablas en el senado las notas de color no estuvieron ausentes en la madrugada mientras se debatían en general y luego en particular los artículos de la Ley que básicamente congela jubilaciones, deja fuera de cualquier resarcimiento a los jubilados que cobren mas de 19 mil pesos, y deja a discrecionalidad del presidente cualquier aumento que pueda o quiera otorgarse y como era de esperarse la estructura política del estado no se solidariza con nadie y no tiene ningún tipo de quita o congelamiento.

Pero una de las notas de color de la noche la dio el diputado de la Coalición Cívica ARIJavier Campos quien se quejó porque la sesión se estaba extendiendo más de lo que posiblemente el diputado haya tenido planeado.

Campos, quien tiene mandato hasta el 2021, le pidió a Sergio Massa, presidente de la cámara baja, que sea “el último presidente de la Cámara que se maneje con este reglamento”: “Estamos hace 24 horas sin dormir, y si estuviésemos manejando un ómnibus, hace 8 que no lo podríamos estar haciendo porque sería ilegal”, se quejo el legislador.