La tan pregonada Ley de Solidaridad Social, mediante la cual se devaluó la moneda, se aplicaron retenciones mas duras al sector agropecuarios y como frutilla del postre se congeló la movilidad jubilatoria y se faculto al ejecutivo a decidir los aumentos por decreto discrecionalmente y otorgó bonos compensatorios a los que cobran la mínima y hasta 19 mil pesos otorgándole fácticamente la categoría de ricos a aquellos abuelos que perciben arriba de ese monto.

Pero si como todo esto no fuera suficiente para generar polémica, los impulsores de la ley “beneficiaron” a los ex presidentes, funcionarios, jueces y fiscales del alcance de esta ley denominada de “solidaridad” dejando en claro que la clase política argentina no es muy solidaria con los demás. 

De este modo La Cámara de Diputados de la Nación modificó el proyecto de suspensión de la ley de movilidad jubilatoria y los ex funcionarios de alto rango del Estado nacional sí verán ajustados sus ingresos por inflación.

Tanto el Frente de Todos como Juntos por el Cambio acordaron crear una comisión especial para analizar si se incluirá a ex presidentes, ex jueces y ex fiscales, que tienen haberes de entre 180.000 y 320.000 pesos mensuales.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, ensayo algunas explicaciones al terminar la sesión y dijo que la decisión se tomó para “evitar litigiosidad en regímenes especiales se hace revisión con actuarios sobre base de ingresos”