La Ley de Solidaridad Social ya es una realidad. El oficialismo logro la promulgación del proyecto de ley de emergencia que otorga facultades extraordinarias y discrecionales al ejecutivo para intervenir en prácticamente todo, ademas de aumentar impuestos, crear impuestos nuevos y congelar jubilaciones, pidiendo el “esfuerzo” de la clase media y los pasivos que resultaron ser los mas afectados

Dentro de semejante panorama el gobierno introdujo un polémico cambio, avalado por el bloque de Juntos por el Cambio mediante el cual las jubilaciones de privilegio de jueces, fiscales y políticos, docentes de regímenes especiales y científicos no ven afectados sus ingresos y mantienen la movilidad tal cual como hasta el momento.

En este “esquema” de esfuerzo de algunos en beneficio de otros, surgió el pedido de “solidaridad” de la clase política y los integrantes de los poderes del estado quienes ven desde la vereda de enfrente la situación por la que esta transitando la sociedad argentina.

Carlos Caserio, senador por Córdoba, presidente de la bancada del Peronismo dijo en una entrevista televisiva que “la clase política no es la que hace el esfuerzo, el esfuerzo es el que hacen para ir a trabajar”, sino que “los políticos están para dictar las normas”.

“Hablar del esfuerzo de la clase política es no entender al Estado, no es un elemento productivo del país”

De este modo justificó la falta de solidaridad del estado en el cual no se hace ningún tipo de ajuste.

“La clase política no está para hacer esfuerzos”