En el mañana de este domingo salio publicada una nota del portal “El Cohete a la Luna” firmada por el periodista Jorge Elbaum en la que se acusaba al diputado Waldo Wolff de recibir por parte de la Cámara de Diputados, presidida en ese momento por Emilio Monzó, la sideral suma de un millón de pesos en concepto de viáticos por un día en Uruguay.

El diputado, al anoticiarse de la publicación, salio al cruce de la misma aportando la documentación referida a los viáticos que se le otorgaron en oportunidad en fuera invitado a un acto de aniversario del atentado a la AMIA como orador en el vecino país.

El diputado Wolff utilizó su cuenta de Twitter, para realizar su descargo y para preciosar que en su viaje al Uruguay recibió en concepto de viáticos la suma de U$S 250.

Algunos de los datos aportados, por otros legisladores, es que los movimientos de tesorería erogados a cada legislador se encuentran disponibles en la sección transparencia de la web de la Cámara de Diputados.

Waldo Wolff

Wolff también puso énfasis en que parte de la documentación que acompaña la denuncia del sitio dirigido por Horacio Verbitsky estaría interpretada “erroneamente” por el autor de la nota, puesto que donde se detalla el pago de $1.055.697 tiene como encabezado “WOLFF, WALDO y OTROS” y seria el resumen de las erogaciones en viáticos de todos legisladores del cuerpo.

Wolff emitió un comunicado denunciando lo que a su entender es una “operación” y acusando directamente a los responsables de la nota y del sitio web que la publicó.

Waldo Wolff

Los Difusores

Para agregar un condimento mas a este domingo de noticias y refutaciones, “el informe”, que acusa al diputado del PRO, “encontró” eco en Pablo Duggan, teorico de la muerte del fiscal Nisman, Marcelo Tinelli, recientemente convertido al kirchnerismo y Jorge Rial, el chimentero que se volcó a la política y armador del famoso, “ellos querían ficción, yo les di ficción” de Leonardo Fariña.

El legislador dedicó sendos posteos a cada uno y hasta tuvo un cruce con Duggan a quien acuso de comerse una “opereta”.