El espionaje en la Argentina esta lejos de desaparecer y con el correr de los días queda claro que una de las obsesiones del peronismo-kirchnerismo siempre fue tener “controlado” a propios y ajenos.

Es así que desde que comenzó la gestión de Alberto Fernández y se anuncio que la interventora de la AFI sera la presidente de la agrupación Justicia Legitima, Cristina Caamaño, quedó en evidencia que el espionaje en nuestro país seguirá mas vigente que nunca y en manos de Cristina Kirchner y sus allegados.

En las últimas horas el periódico Tribuna de Periodistas reveló los movimientos que se vienen dando en la agencia de espionaje nacional (AFI). Se hizo un recambio orgánico de los directivos de la exSIDE y fueron removidos todos los jefes que habían sido puestos por el tándem Arribas-Majdalani durante la anterior gestión.

Ademas la investigación del periódico indica que resuena la llegada de Esteban Orestes Carella, un hombre del circulo cercano de Cristina Fernández de Kirchner, militante de La Cámpora y que será el encargado de controlar áreas sensibles del organismo, todo ello a pedido de Cristina Kirchner.