Eugenia China Suárez y Benjamín Vicuña se reconciliaron luego de algunos meses separados y sellaron su amor con un viaje en familia a Uruguay.

Desde allí se mantiene activa en sus redes sociales donde cosecha más de cuatro millones de seguidores. Cada día comparte con ellos sus actividades, rodeada de pura naturaleza y mucha paz.

Sin embargo, la actriz también debe lidiar con sus dos hijas, Rufina y Magnolia, que no paran de hacer travesuras típicas de su edad, principalmente la más pequeña del clan, fruto de su amor con el chileno.

Sucede que la niña aprovechó un descuido de sus padres para mandarse una de las suyas: ensució con sus manitos los espejos del hotel donde se hospedan y la protagonista de ATAV se preocupó: “Nos van a echar”, escribió en las historias de Instagram.

El posteo causó ternura y risa al mismo tiempo de parte de sus fanáticos que le realizaron distintos comentarios por la travesura de la menor.