Una semana antes de subir al avión que los llevaría a su casa, Arash Pourzarabi y Pouneh Gorji habían celebrado una nueva vida juntos. La pareja se casó el 1 de enero en Teherán frente a sus familiares y amigos.

Una semana después, perdieron la vida cuando el avión se desplomó. En el vuelo viajaban 176 personas, 63 eran canadienses. El vuelo de Ukraine International Airlines con destino a Kiev cayó en Teherán minutos después del despegue.

Un amigo de la pareja contó a CTV News: “Eran básicamente las almas más amables que conocí“. Y agregó: “Honestamente, si los conoces incluso una vez, podrías decir que estos dos estaban destinados a estar juntos, con toda seguridad”.

Otro de sus amigos, se refirió a Gorji como una mujer inteligente, talentosa y educada. En una publicación en la página de Facebook de la novia, dijo: “Aunque querías irte por una vida mejor, fue el Medio Oriente el que no pudo dejarte querida“.

En un comunicado, expresaron: “Estas personas fueron parte integral del tejido intelectual y social de nuestra universidad y la comunidad en general”. Y manifestaron: “Estamos de luto por colegas, compañeros de clase, maestros y mentores perdidos, así como por seres queridos, familiares, amigos y compañeros de cuarto”, dijo Turpin. “Sentiremos su pérdida, y las secuelas de esta tragedia, durante muchos años“.