REGIONALESSAN JUAN

Una mujer atacó y quiso matar con gas a sus tres hijas

En la siesta de este martes si vivieron horas de terror en el barrio Del Bono Green, en Rivadavia, provincia de San Juan. M. M., mujer, 27 años, decidió atrincherarse con sus tres hijitas -de 5, 2 y 1 año- y dejó abiertas las cuatro hornallas de su cocina con intenciones de quitarse la vida y matar a las pequeñas.

Según indicó el Tiempo de San Juan, fue el suegro de esta mujer quien se percató que en esa vivienda algo no andaba bien. Justamente, había visto unos estados en el WhatsApp de la mujer con unos mensajes extraños, “como despidiéndose de sus contactos”, arriesgó un efectivo policial.

El hombre se fue hasta la vivienda, escuchó los gritos de las pequeñas, quiso ingresar al domicilio pero sus intentos no tuvieron resultado puesto que la mujer trabo puertas y ventanas. Rápidamente, se comunicó con el 911. Un patrullero se encontraba de recorrida por la cercanías y se fue hasta el hogar para tratar de controlar la situación.

Debido a que la mujer no les abrió la puerta, los policías decidieron derribarla para salvar a los chicos. Cuando ingresaron se encontraron con un panorama aterrador. “Estaban abiertas las cuatro hornallas de la cocina, era muy fuerte el olor a gas que había y las nenas estaban a los gritos. Ya se estaban descomponiendo, al igual que la mujer”, recordó una fuente policial.

M. M., al ver que la policía ya estaba en el interior de la vivienda, agarró a la menor de sus hijas la tomo del cuello y se encerró en una de las habitaciones. Esta vez, la mujer fue un poco más allá: tomó un cuchillo y se lo puso en el cuello a la pequeña, la mujer buscaba de esa forma de zafar de los efectivos policiales que estaban dispuestos a hacer cesar en su acción a la mujer.

Los uniformados lograron quitarle el cuchillo de sus manos y pudieron atrapar a la mujer. Inmediatamente, trasladaron tanto a la mujer, como a sus tres hijitas, hacia el hospital Rawson. Los atendieron, los dejaron fuera de peligro. La madre quedó internada con custodia policial ya que, una vez dada de alta, irá a los calabozos de la Comisaría 13ª. Por su parte, a las pequeñas las dejaron en un hogar de niños, afirmaron en la Fuerza.

Este salvaje ataque de la mujer hacia sus hijas habría surgido producto de la separación de su marido. “Hace poco habían terminado la relación”, detalló una fuente, y ésto habría sido el detonante.

Su ex pareja y padre de las tres nenas es empleado minero y, al momento del hecho, se encontraba en su lugar de trabajo.

Tags
Back to top button
Close