Irán reconoció el sábado que sus fuerzas armadas derribaron “involuntariamente” un avión de pasajeros ucraniano que se estrelló antes esta semana con 176 personas a bordo, luego de rechazar repetidamente las acusaciones occidentales de que era responsable del siniestro que no dejó sobrevivientes.

La aeronave fue derribada en la madrugada del miércoles, horas después de que Irán lanzó una ofensiva con misiles balísticos contra dos bases iraquíes que albergaban a soldados estadounidenses en represalia por el asesinato del general iraní Qassem Soleimani en un ataque dirigido de Washington en Bagdad. Nadie resultó herido en el ataque a las bases.

Las fuerzas iraníes confundieron el avión comercial ucraniano con un “objetivo hostil” tras efectuar un giro hacia un “centro militar delicado” de la Guardia Revolucionaria, explicó el ejército en un comunicado publicado por la prensa estatal. El ejército estaba en su “nivel más alto de alerta” por las crecientes tensiones con Estados Unidos, agregó.

“En condiciones así, debido a un error humano y de forma involuntaria, el avión fue alcanzado”, dijo el ejército, que pidió disculpas y dijo que mejorará sus sistemas para evitar tragedias similares en el futuro.

Con información de AP