Vanesa Piesciorivski, fue designada como presidente del directorio del Correo Argentino, en reemplazo de Luis Freixas Pinto. La poderosa dirigente de La Cámpora ya ocupó la vicepresidencia durante la gestión de Cristina Kirchner, cuando su titular era un hombre de Amado Boudou, pero era Piesciorovski quien manejaba el poder y tomaba las decisiones en el Correo.

Durante su paso por la mayor empresa postal del país Piesciorivski fue acusada de ordenar fraguar los telegramas de las elecciones de 2015.

De este modo el cristinismo, mas precisamente su brazo ejecutor, La Campora, sigue ocupando empresas y organismos con cajas poderosas y gran capital territorial, como el PAMI, Aerolíneas Argentinas, ANSES y el Correo, entre otros.

Cabe mencionar que una buena parte de los empleados que posee el Correo Argentino hicieron su ingreso anterior al año 2015 por lo que siempre funciono como un nicho de resistencia a las políticas de transparencia que se intentaron aplicar durante la gestión macrista.

Recordemos que el Correo tiene un presupuesto que ronda los $ 9.000 millones, millones más, millones menos, y emplea a 15.000 trabajadores, tiene 1.500 sucursales en todo el país y además se encarga de toda la logística en las elecciones y de contratar a la empresa que realiza el escrutinio provisorio, donde el año pasado fue muy cuestionada Smartmatic por el kirchnerismo.