La ola de violencia destada en la provincia de Santa Fe y es especial en la ciudad de Rosario en donde se cometieron 15 asesinatos en 13 días lo que lleva a esta estadística en la peor desde el año 2013, el jefe de la Policía de Santa Fe autorizó a sus efectivos a tener una bala en la recámara dejando su arma lista para disparar.

Víctor Sarnaglia, resolvió este lunes que, ante la “inseguridad reinante y de violencia inusitada” por la que atraviesa  la provincia, los efectivos de la fuerza tengan la posibilidad de llevar un “cartucho en recámara”, lo que estaba prohibido desde 1998.

El jefe policial explicó a la señal de cable Todo Noticias que se dejó sin efecto la resolución provincial 003 de aquel año que se trataba de una “prohibición administrativa contraria a la ley y que era injusta” porque “obligaba al policía a una transgresión administrativa”.

Consultado sobre los 14 homicidios cometidos en lo que va del año en la zona de Rosario, Sarnaglia señaló que se debe a la decisión del gobernador santafesino Omar Perotti de “no connivencia” de la policía provincial y otras organizaciones del Estado con la delincuencia.