La viralización del video en que el se observa cómo desde un helicóptero arrojan un cordero a la pileta de la vivienda que alquilaba Federico Álvarez Castillo y su esposa, Lara Bernasconi en Punta del Este, generó repudio e indignación.

En un primer momento, fueron sindicados como responsables, el CEO de Etiqueta Negra y la modelo tucumana ya que ellos filmaron la insólita escena y lejos de sorprenderse, se reían.

En varios comunicados públicos, incluso, dieron distintas declaraciones. Primero manifestaban que habían sido víctimas de un atentado y luego, que era una “broma” de muy mal gusto de alguien que no sabían quién era.

Sin embargo, las mentiras quedaron al descubierto luego de que llegara la confesión más esperada. Eduardo “Pacha” Cantón, concurrió a la Dirección Nacional de Aviación Civil de Uruguay y contó lo sucedido.

“Yo tiré el cordero, intenté hacer una broma que salió mal y pido perdón”, fue la frase que expresó el empresario argentino ante las autoridades correspondientes.

Asimismo, reveló que lo acompañaba en ese momento, el piloto Carlos “Chopo” Cano, pero que no tuvo nada que ver con la idea ni el hecho en sí.

También aseguró que la familia Álvarez Castillo conocía el modo en que entregaría el animal y que nunca obtuvo un “no” como respuesta de la otra parte.