Un gran revuelo mediático se armó en la última semana, luego de que el intendente de Chilecito, provincia de Chaco, dejara en evidencia el costoso cachet de Abel Pintos para actuar en un evento.

Rodrigo Brizuela y Doria reveló que desde el Municipio intentaron contratar al cantante para un festival pero los números no cerraban. En lugar de ello, decidieron invertir ese dinero en salud pública.

“La presentación de Abel Pintos cuesta 100 mil dólares, me parece una cosa muy loca que actúe unos minutos y luego se vaya a casa con 6 millones de pesos”, reveló en su momento, el jefe comunal.

De esta manera, priorizó a los artistas locales y se determinó que la entrada sería un bono contribución y que, con lo recaudado, se compraría una ambulancia para el distrito de Guanchín.

Pero, lo que todos esperaban era la palabra del querido artista al respecto. Si bien se tardó unos días -puesto que está de vacaciones con su novia en Punta del Este- durante una entrevista con el medio La Voz, tocó el tema y le contestó al intendente.

“Es un caso muy puntual y tengo que partir de la base de que es una situación que no fue real. No existió la posible contratación ni el llamado a mi manager”.

Y cerró visiblemente molesto: “En este caso se polemizó mucho respecto de los cachets, las exigencias y no sé qué. No tengo nada que aclarar ahí (…) Alguien eligió decir lo que dijo y sabrá qué intenciones tuvo. Lo único que espero es que finalmente se compre la ambulancia”