Los compañeros de colegio y los de una fundación benéfica a la que pertenecía Fernando Báez Sosa, el joven que fue asesinado por una patota de diez rugbiers en Villa Gesell, compartieron un emotivo video a modo de homenaje y despedida.

A lo largo de un minuto y medio se lo puede ver a Báez Sosa colaborando con la construcción de viviendas para gente de bajos recursos. “Tu partida nos movilizó. Estuviste presente en más de una oportunidad en nuestra sede y escuela. Trabajando codo a codo con tus amigos, bajo el sol y el calor. Elegiste el trabajo solidario, el servicio en lugar de la comodidad y el descanso”, arranca el video.

El día de su entierro, en el colegio al que asistía, el Marianista de Caballito, realizaron una vigilia y también una especie de mural de conmemoración en la puerta de la institución.

 

El  padre de Fernando, José María, agregó un dato hasta ahora poco conocido en la causa: que hace años existió un mínimo conflicto entre su hijo y algunos de los diez rugbiers detenidos por el brutal crimen cometido el sábado a la noche a la salida de un boliche en Villa Gesell. “Pablo me dice que tuvo un conflicto muy estúpido hace muchísimos años, no sé por qué le tendrían bronca. No entiendo la saña contra mi hijo”, manifestó.

Las novedades de la causa

La Justicia ya tiene identificado a quienes le habría propiciado los golpes a Báez Sosa que terminaron con su vida. Se trata de Máximo Pablo Thomsen Ciro Pertossi a quienes acusaron de ser coautores de un “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”.

Los restantes ocho integrantes de la patota fueron imputados como participes necesarios del hecho. Tanto Thomsen como Pertossi afrontan una pena de cadena perpetua de ser condenados. Pablo Ventura, el detenido número once, fue liberado al quedar demostrado que lo acusaron falsamente.