Eduardo Feinmann encendió la polémica en las redes sociales luego de vincular a uno de los rugbiers acusados de asesinar a golpes a Fernando Báez Sosa, con el kirchnerismo, el movimiento político que él detesta con todo su ser.

En Twitter, el periodista escribió: “Uno de los asesinos de Fernando es Máximo Pablo Thomsen, 20 años, hijo de la arquitecta Rosalía Zárate, secretaria de obras públicas del Intendente ultra K Osvaldo Cáffaro”, junto con la foto del joven en una cancha de rugby.

De inmediato, varios usuarios afines al kirchnerismo lo criticaron sosteniendo que él estaba insinuando que la ideología política tiene algo que ver con el crimen ocurrido afuera de la disco Le Brique, y también con burlas hacia él expresándole que “ya no sabe qué hacer” para pegarle al oficialismo, y que “aprovechó la muerte de un pibe para hacer política”.

Por otro lado, desde cuentas anti K se mostraron de acuerdo con su accionar, sosteniendo que “no hay kirchneristas pobres” y que “ser garca y asesino está en la sangre de los K”.