El miércoles 15 de enero, a las 13:30, en una calle poco transitada, dos delincuentes pusieron sus ojos sobre una casa que aparentaba estar vacía. Uno de ellos golpea sus manos para ganar tiempo, camina por el frente y, cada tanto, intenta abrir el portón de rejas. Al no poder, su cómplice lo ayuda, pero ni la fuerza de los dos juntos pudo con el candado.

En un momento, los dos perros de la vivienda salen a ladrarles, pero como ninguna persona se asomó, pensaron que no había nadie. Así, pasaron casi tres minutos hasta que uno de ellos decidió saltar el portón por un costado, mientras el otro quedó de campana, según públicó Lmneuquen.

Una vez en el patio pateó la puerta, tomó una notebook que había en el living y escapó corriendo, para volver a saltar el cerco. Fue precisamente la rotura de la puerta lo que sobresaltó a la joven en el interior.

Al ver que le estaban robando, lo persiguió, pero el ladrón y su cómplice se subieron a un auto y escaparon rápidamente. La joven llamó a la Policía y narró todo lo sucedido, además de entregar una copia de la filmación de la cámara de seguridad de la casa.

Fue gracias a ese video que personal de investigaciones de la Policía pudo identificar a los delincuentes y, con orden judicial, este martes, se realizó un allanamiento donde fueron detenidos. Sin embargo, la computadora no fue hallada en el lugar.

Con información de LMNequen.