REGIONALESTUCUMÁN

Esperaban una caricia y recibieron la cancelación de la cláusula gatillo: la recriminación de ATSA a Juan Manzur

No soplan vientos favorables para la gestión desde la vuelta de Juan Manzur de sus reparadoras vacaciones en el Caribe, mientras en el país acuciaba la crisis “solidaria” del cuarto gobierno K y la provincia se inundaba.

El primer mandatario tucumano cayó en su imagen pública después de suspender la cláusula gatillo, tan promocionada cuando eran necesarios los votos, en un gesto de “solidaridad” para con el gobierno de Alberto Fernández.

Hasta aqui, podría decirse que estaría todo bien. El problema surge con los empleados tucumanos que se quedaron sin sus aumentos y que vale recordar junto con sus representantes sindicales fueron el primer y más importante socio político de Manzur en las últimas elecciones. De haberse hecho conocido esto antes, ¿hubiera logrado la reelección con tan amplio margen?, mmm… huele raro el clima que se respira entre los popes de los gremios y sus afiliados que exigen respuestas.

Justamente esto es lo que plantearon los dirigentes de ATSA, los artífices del gran asado para agasajar a Alberto Fernandez, en medio de la crisis alimentaria.

En reunión con Carolina Vargas Aignasse se lo dejaron saber y lo expone Jose Romero Silva en su cuenta de Twitter.

¿Puede esto ser un quiebre en la relación entre el sindicato de la sanidad y el gobernador Juan Manzur? o quizás es solo un tirón de orejas a modo de llamado de atención.

Algo que queda claro es que la relación no está pasando su mejor momento. Por lo que se dice off the record, aunque todos siguen sonriendo para la cámara.

Los próximos meses serán fundamentales para ver como se va regenerando la relación o hay un quiebre total.

El problema es que Juan Manzur depende pura y exclusivamente del exito del gobierno encabezado por Alberto Fernández para solventar su influencia en las bases que es donde el peronismo históricamente cimienta su poder.

Tags
Back to top button
Close