Un mortal suceso registrado en la madrugada de este miércoles en inmediaciones de calle Uruguay al 3.000 requirió la intervención del Ministerio Público Fiscal a través de la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de Adriana Giannoni.

Desde esa unidad investigativa las tareas en el lugar del hecho fueron coordinadas por el prosecretario Ramón Soria. Paralelamente, se dispuso que el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) realizara el abordaje de la escena.

De acuerdo a las primeras averiguaciones, en la vereda de una casa fue hallado en horas de la madrugada el cuerpo de un joven de unos 20 años aproximadamente.

Vecinos habrían dado aviso a la policía, desde donde se comunicó la novedad a las autoridades judiciales intervinientes.



Según constataron los peritos del ECIF que trabajaron en el lugar, el sujeto presentaba una herida de arma de fuego a la altura del pecho, en el costado izquierdo.

“El cuerpo presenta un orificio de arma de fuego sin orificio de salida. Se trata de un sujeto joven que hasta el momento no fue identificado, quien llevaba consigo una llave cruz”, explicó el prosecretario Soria.

Sobre las tareas desarrolladas, el funcionario indicó que en primera instancias se perimetró el lugar para preservar la escena. Luego se realizó una cuidadosa inspección del lugar del hecho, se tomaron declaraciones testimoniales y se efectuó un relevamiento fílmico.

“Esta persona no estaba armada, pero los testigos manifiestan haber escuchado dos disparos”, precisó Soria, quien agregó que se tomaron muestras para establecer si el fallecido manipuló algún arma de fuego.

Posteriormente, el cuerpo fue trasladado a la Morgue del Poder Judicial, donde será sometido a una autopsia por parte del equipo del Cuerpo Médico Forense del MPF.