El fiscal Rodrigo González Miralpeix pidió que un hombre de 48 años sea llevado a juicio acusado de cometer graves hechos de abuso sexual en perjuicio de tres sobrinas cuando todas eran menores de edad, además los mismos se mantuvieron por años. Todo esto ocurrio en Salta

Todo salió a la luz, luego de que una de las víctimas al ver en la televisión que un hombre había sido condenado por abuso dispare una frase que paralizó a la familia. “Ojalá que al tío también lo metan preso”. 

En ese momento le preguntaron el porqué de esos deseos y pudo contar lo que había vivido por años, desde que tenía siete años cuando se quedó viviendo con su tío porque sus padres debieron realizar un viaje de emergencia. Los abusos duraron por cuatro años.

Tras la denuncia y durante la investigación se pudo determinar que otras dos primas fueron objeto del mismo delito. El fiscal sostiene que el imputado, mediante conductas corruptoras, pretendió alterar el desarrollo normal de la sexualidad de las víctimas, quienes eran, en aquel momento, menores de 13 años.

El hombre llegará a juicio acusado de abuso sexual gravemente ultrajante por su duración, agravado por la guarda y la convivencia y corrupción de menores, abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y corrupción de menores y abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y corrupción de menores agravada.