Un turista argentino fue multado con dos infracciones de tránsito en la ciudad brasileña de Florianópolis: la primera de ellas porque uno de sus hijos no estaba ubicado en la sillita reglamentaria de seguridad; mientras que la segunda, fue porque llevaba a su suegra en el baúl del auto, junto a una heladerita, sillas de plástico y otros artículos de playa.

El hecho insólito fue advertido en un control de la Policía Militar de Carreteras (PMRv) de Brasil en la autopista SC-401. La suegra del hombre que manejaba el auto quiso esconderse con una manta al notar la presencia de los efectivos policiales, indicaron medios locales.

Los ocupantes del Renault Duster manifestaron que buscaban ahorrar dinero, por lo cual viajaban todos en el mismo vehículo. La policía libró dos multas y la mitad de los pasajeros tuvo que continuar el viaje en taxi para cumplir con las reglas de tránsito.

Mirá también  Alejandro Salcedo: "El rol del docente esta desvalorizado"