¿En qué quedamos? Miriam Lanzoni dijo que no cree en la monogamia, tras la infidelidad de su novio

Miriam Lanzoni vivió una dolorosa -pero corta- separación de su novio, Christian Halbinger a mediados de enero, luego de que saliera a la luz una infidelidad. El empresario la engañó con la dueña de una empresa de catering a la que contrató para festejar su cumpleaños.

Al enterarse, la vedette quedó destrozada y en todo momento se mostró reacia a brindar móviles con los programas de espectáculos, aduciendo no encontrarse preparada para afrontar las cámaras. Borró todas las fotos que tenía con él en su Instagram y aseguró que no lo perdonaría.

Sin embargo, como sucede en todas las parejas, pasada la tormenta, decidieron darse una segunda oportunidad. Halbinger luchó por recuperar a la mujer de su vida y finalmente lo logró. La reconciliación se oficializó el 14 de febrero, con un posteo de la actriz en sus redes sociales.

Luego, llegó la devolución del empresario. Para su cumpleaños le dedicó un tierno mensaje en el que reafirmaba su amor por ella y le pedía perdón por “todo lo malo” y le agradecía “todo lo bueno”.

Este jueves, Lanzoni estuvo invitada al ciclo “Cortá por Lozano” y abrió su corazón. Por primera vez habló de la infidelidad de su novio y contó que no cree en la monogamia. “Me parece que cuando te pasa, uno no sabe cómo reaccionar porque además estás expuesto. Yo soy una mina que no soy una cosa para adentro y otra cosa para afuera. Soy así porque sino exploto”, sostuvo.

TE PUEDE INTERESAR:  La confesión de Sol Pérez, en medio de sus vacaciones con su novio: “Me duele todo”

Y continuó: “A ver, yo tampoco creo en la monogamia… ni en pedo creo en la monogamia. Sí creo que la lealtad, en la verdad y en esto de decir ‘ché, contame, ¿vos con qué venís? ¿Qué querés? ¿Qué sos?’. Y si eso no está y yo después tengo que desayunarme otra cosa cuando en nuestro hogar estaba todo dado para que fuese de otra manera y recibís otra cosa fuera de nuestro contrato, a mí me parece una caga…”.

Y cerró para dejar en claro su postura: “No tiene que ver con el hecho en sí de si te encamaste o no, eso me parece una huevada muy grande. Es imposible comprometerse a algo de acá a la eternidad cuando no sabés qué te puede pasar mañana a vos”.