U n diseñador de moda chaqueño denunció en sus redes sociales que fue víctima de una feroz golpiza cuando se retiraba de una fiesta, el domingo pasado en el Centro de Empleados de Comercio de la ciudad de Resistencia. Explicó que fue atacado por un grupo de adolescentes homofóbicos, que en primera instancia lo agredieron verbalmente y luego le dieron una feroz golpiza.

El hombre agredido, llamado Franco Ruiz, denunció en una publicación en Facebook que el pasado sábado fue brutalmente agredido por un grupo de jóvenes en una fiesta a la que asistió con su pareja, durante el cumpleaños de 15 de la hija de una compañera de trabajo.

Ruiz contó en su publicación cómo fue abordado por estas personas, quienes lo increparon en el baño del lugar, tras comenzar a patear las puertas y gritarle “puto”.

“Ingresaron en el espacio privado donde yo me encontraba golpeándome con la puerta al irrumpir violentamente”, describió el hombre agredido.

“Cuando le mencioné estos hechos a mi pareja, él los tomó como, según sus propias palabras ‘unos pendejos borrachos’. Sin embargo, en el momento de retirarnos, fui rápida y fugazmente abordado por uno de ellos, que al paso me arrancó del cuello el rosario de cuentas de pétalos de rosas del Vaticano que mi madre me había dado y el cual me había encomendado reiteradamente que lo cuide mucho”, explicó.

Ruiz describió que en el desesperado intento de recuperar el rosario corrió al agresor, pero que terminó siendo golpeado “con piedras y grandes fracciones de baldosas” por un grupo de aproximadamente “quince personas”, según lo que le dijeron los testigos del hecho a Ruiz, quien estaba casi desvanecido.

“Terminé casi inconsciente tirado en la vereda de la esquina de la casa de gobierno del Chaco. Una vez en el suelo, procedieron brutalmente a golpearme y patearme con tanto odio y resentimiento, que realmente pareciera que querían matarme”, destacó.

Ruiz indicó que, tras el ataque, cuando lo levantaron del piso, “estaba totalmente desfigurado, aturdido y no podía abrir los ojos” ni moverse “por los fuertes golpes, las hinchazones y el intenso sangrado”, mientras que criticó el accionar de un policía que vio cómo los agresores “huyeron” y “no hizo nada”.