Un aberrante caso de abuso sexual a una menor salió a la luz gracias a un estado de WhatsApp que la propia víctima compartió. La niña de 12 años subió una foto de uno de sus brazos cortados y esto alertó a una de las mamás de sus compañeritas.

Según reveló la mamá de la víctima a Crónica, se enteró de lo sucedido luego de que le comunicaran lo que su hija había subido a la red social de mensajería. “Comencé a llamarla, mandarle audios y mensajes pero no me atendía, hasta que me contestó que no tenía nada en el brazo”.

Horas después, pasó a retirarla desde la casa de su hermana y al indagarla, la niña se quebró y le confesó que su tío la violaba desde hace tres años, cuando su abuela la dejaba al cuidado del acusado, para ir a misa.

“Él subía la música, le tapaba la boca y le decía que se trataba de un juego que no debía contarle a nadie, que de lo contrario la lastimaría”, expresó la progenitora. En ese momento, el sujeto tenía 14 años.

El horror no terminaría ahí. La nena también contó que sus primitas vivían el mismo calvario. “En varias oportunidades, el tío la obligaba a ver como abusaba de sus otras dos primas menores de edad” .