Un hombre en completo estado de ebriedad, armó un tremendo escándalo en un “telo” salteño luego de negarse a abonar la tarifa y a los gritos expresaba que “ni ponerla se puede”.

El insólito hecho sucedió el sábado a la noche cuando el hombre ingresó acompañado de una señorita. Luego de un turno de tres horas, los empleados se percataron de que el mobiliario de la habitación estaba totalmente destruido.

Por ese motivo, impidieron que se retirara del sitio sin antes pagar todos los daños. Entre ellos, el espejo lateral de la cama. Cuando le notificaron esto, el violento sujeto comenzó a los gritos, enojado porque no le permitían mantener relaciones sexuales.

De inmediato, ambas partes se comunicaron con el 911. El encargado del hotel, que aducía que el hombre se quería marchar sin abonar el turno y los daños; y el acusado que expresaba que “estaba retenido contra su voluntad en el telo”.

Mientras tanto, la señorita que había llegado con el sujeto abandonó el lugar en un remís. Cuando llegó el patrullero, trasladaron al cliente hasta la Comisaría donde arribó poco después su abogado y quedó en libertad.

Por el momento se desconoce si los empleados del hotel alojamiento lograron que el hombre abonara el turno y los daños. Lo cierto es que muchas parejas que se encontraban en el lugar para solicitar una habitación tuvieron que retirarse, temerosos por el escándalo.