Este 11 de marzo se cumple un año de la terrible caída de Sergio Denis (70) en el Teatro Mercedes Sosa de Tucumán y su salud sigue complicada. Los médicos no dudan en su diagnóstico: “Su condición neurológica no presenta cambios significativos”.

Aquella trágica noche, el artista se mostraba vital y muy agradecido por el cariño de sus fanáticas que lo vitoreaban en cada palabra que emitía. Su agenda estaba completa. Tenía previstos otros show en el resto del país, pero nunca llegó.

Mientras entonaba su hit “Te llamo para despedirme”, un mal cálculo hizo que cayera desde tres metros de altura, en una fosa de la orquesta de teatro. El golpe seco alertó a los presentes. Algunos fanáticos atinaron a auxiliarlo mientras que otros optaron por filmar con sus celulares.

Una ambulancia lo trasladó rápidamente al hospital Ángel C. Padilla, donde ingresó en grave estado, a las 23.30. Presentaba múltiples contusiones, hematomas cerebrales, fracturas en el omóplato y clavícula, entre otros golpes de consideración.

Un mes después, la familia decidió su traslado a Buenos Aires en un avión sanitario. Por varios días quedó internado en el Sanatorio Los Arcos y fue operado en dos oportunidades. Luego, lo derivaron a la clínica de rehabilitación integral ALCLA. Desde entonces, sigue en coma.

Su abogado, expresó que “poquito a poquito está mejor. Ahora lo sientan en una silla de ruedas y antes eso no se podía hacer. Tiene una mejoría. Abre los ojos y tiene una mirada un poquito más comprensiva. No tiene respuestas como cualquier persona sana pueda tener. Ahora siempre tiene una radio escuchando música, y ven que tiene otra respuesta. Está muy bien atendido psicofísica y psicodinámicamente”.