Un insólito hecho sucedió en un bar de Gales luego de que un hombre ingresara a robar armado y la cajera lo reconociera. El violento asalto sucedió el 27 de diciembre, pero las imágenes salieron a la luz recientemente. En las imágenes se ve como víctima y victimario terminan abrazados.

Luke Jones era un cliente habitual que llegó encapuchado y portando un arma de fuego que colocó en la cabeza a Yvette Smith, encargada de la caja. Ella, en completo estado de shock solo atinó a quitarse el revólver de encima.

En medio de las amenazas que profería el acusado, la mujer reconoció su voz y lo llamó por su nombre. Viéndose descubierto, el asaltante se descubrió la cara, dejó el arma y trató de tranquilizar a la trabajadora que no paraba de llorar.

La abrazó y le mostró que descargaba el revólver. Luego de unos minutos, huyó del lugar. Sin embargo, fue detenido a los pocos metros. Lo primero que dijo para defenderse era que estaba haciendo una broma pero más tarde terminó confesando que necesitaba dinero para comprar droga.

El caso llegó a juicio y Jones fue condenado a ocho años de prisión.