Mientras en todos los canales de televisión de lo único que se habla durante las 24 horas del día es del coronavirus, las señales de noticias ponen a sus presentadores en cuarentena para hacer aun más espectacular la cobertura, el riesgo país perforó los 3 mil puntos básicos.

Mientras todo esto ocurre en las principales pantallas del país, los argentinos parecen haberse olvidado que atraviesan una grave crisis económica que se agravó notablemente en los últimos tres meses, por el auge del populismo mas recalcitrante y de las noticias respecto a la pandemia de coronavirus que no cesan de llegar.

El contador que se basa en confianza de los mercados y la capacidad de pago del país superó ampliamente y con creces a los números que se obtenían de esta medición durante la administración macrista que por errores propios y forzados muchas veces vio elevarse esta marca.

Las propuestas de más gasto público con el único propósito de “calmar la calle”, el aumento de la presión impositiva que es una de las más altas de la región, la emisión cuasi descontrolada de moneda sin respaldo, propuestas de bonos de deuda que nadie quiere comprar y el fantasma del default dejan a la Argentina en una situación mucho peor de la que se vivía cuando en Agosto de 2019 luego de las PASO, con una nueva devaluación en puerta pero con un cepo mas restrictivo y confiscatorio.