Son días difíciles para Federico Bal, luego de que hace dos semanas le diagnosticaran cáncer de intestino. Carmen Barbieri se mostró preocupada por la enfermedad de su hijo y se replanteó un montón de cosas.

Por ese motivo, quiso estar más presente que nunca en la vida del actor y decidió hacerle un regalo millonario. Para ello, vendió todas sus joyas y logró preparar el obsequio que ya le entregó personalmente.

En diálogo con la revista Caras, la capocómica contó que quiso que su hijo recibiera su “herencia en vida”, y le regaló na imponente mansión que fue propiedad del Luis Alberto Spinetta“Quiero que heredes en vida y no esperes a que me muera”, le dijo antes de entregarle las llaves.

La casa tiene seis habitaciones -cuatro de ellas con jacuzzi- y seis baños. “El living es enorme como para hacer una fiesta para 200 personas. Le hice un quincho para cuando se case y tenga hijos. Tiene un baño mexicano afuera y otro adentro para que se vea el cielo”, detalló Barbieri. Además, contó que le puso de nombre Corazón de Tiza.