Son muchas las mujeres que deciden ser mamás por su cuenta, ya sea adoptando, alquilando un vientre, o por inseminación artificial. Algunas temen por el paso del tiempo y deciden congelar sus óvulos, como hizo Natalie Pérez.

“Creo que estaría bueno, porque si quiero tener hijos, por ahí puedo… no sé… pienso: ¿viste que uno hace cálculos con esas cosas? Decís, ‘bueno, dos años, pero si quiero tener uno cuando tenga 40 ya no puedo’. Entonces, no está mal guardar”, anunció en noviembre la actriz.

A pesar de los cuidados, el tratamiento tuvo un percance que dejó internada a Natalie. Su mánager explicó: “Natalie se sometió a un tratamiento para congelar óvulos. Ese tratamiento puede presentar, en algunos casos, ciertas complicaciones durante la punción. A ella le provocó una hemorragia interna”.

Luego del susto, Pérez habló con la prensa y explicó cómo vivió el tratamiento. “Me descompensé tres veces. Me desmayé tres veces. Sentía pinchazos en la espalda y los hombros. Al principio dije ‘claramente esto no tiene que ver con el procedimiento’. Pensé que se me había mezclado con otra cosa, me puse nerviosa, estrés, no sé. ¿Viste cuando decís ‘debe ser por otra cosa’? Lo que menos pensé era que tenía que ver con eso”.

Ahora, la actriz ya se encuentra mejor y en estado de recuperación.