Alberto Fernández brindó una conferencia de prensa este jueves a la noche en la que declaró la cuarentena total y obligatoria en todo el país para frenar el brote del coronavirus.

Asimismo, dejó en claro que los comercios continuarán abiertos, lo mismo que supermercados para garantizar las compras necesarias para subsistir en estos días de aislamiento.

El presidente hizo hincapié que se deberá cumplir con la distancia mínima entre las personas para evitar la propagación del COVID-19. Sin embargo, esto no se estaría cumpliendo a rajatabla en la provincia de Tucumán.

En un reconocido supermercado de la Capital, más de 400 personas hacen fila para poder ingresar. No solo eso, además de salir en “manada” (lo cual había que evitar), tampoco respetan la distancia de un metro y medio entre uno y otro.

Grandes, chicos, incluso madres con niños en brazos se exponen en la vía pública, mientras aguardan el acceso al comercio. Tal fue la repercusión que el ciclo TN replicó la noticia en su programa diario para generar conciencia.

Ayer, la ministra de Salud, Rossana Chahla confirmó el primer caso de coronavirus en la provincia. Se trata de una mujer de 46 años que regresó de un viaje familiar por Europa y quedó aislada en su vivienda en Yerba Buena.