Días atrás, bajo el lema de “quedarse en casa”, debido a la propagación del coronavirus, la China Suárez compartió con sus seguidores algunas imágenes de cómo vive la cuarentena. Además, subió otra imagen para continuar con la concientización: “La vacuna contra el coronavirus eres tú, somos todos. Quedate en casa”.

Ahora, la actriz fue más allá y publicó un video en su cuenta de Instagram pidiendo a sus seguidores que cumplan con el aislamiento decretado. “Es normal sentirse deprimido, angustiado, asfixiado, con incertidumbre”, comenzó.

View this post on Instagram

Es normal sentirse deprimido, angustiado, asfixiado, con incertidumbre. . Personalmente mi nivel de exigencia para conmigo y los demás es muy alto, y me doy cuenta que en este momento de mi vida NO QUEDA OTRA que dejar de exigirme/exigir. Veo que otras madres hasta hacen manualidades con los hijxs, inventan juegos, y me siento mal. Yo apenas estoy pudiendo con saber la cantidad de gente que está muriendo en el mundo, los que van a morir, los contagiados, los respiradores que no alcanzan, los médicos sin dormir, sin ver a sus familias, muchas veces sin los insumos suficientes para hacer su trabajo, la gente que vive al día y que si no trabaja, no come. No es una queja, pienso todo el día qué hay gente que lo está pasando realmente mal, que soy privilegiada por tener salud, una casa donde dormir, es simplemente decirles que es NORMAL un día no tener ganas de hacer n a d a, llorar, ó simplemente estar de MAL HUMOR.

A post shared by China Suarez (@sangrejaponesa) on

“Personalmente mi nivel de exigencia para conmigo y los demás es muy alto, y me doy cuenta que en este momento de mi vida NO QUEDA OTRA que dejar de exigirme/exigir”, se sinceró, con su más de 4 millones de seguidores.

“Veo que otras madres hasta hacen manualidades con los hijxs, inventan juegos, y me siento mal. Yo apenas estoy pudiendo con saber la cantidad de gente que está muriendo en el mundo, los que van a morir, los contagiados, los respiradores que no alcanzan, los médicos sin dormir, sin ver a sus familias, muchas veces sin los insumos suficientes para hacer su trabajo, la gente que vive al día y que si no trabaja, no come”, escribió, aclarando luego, que no se trataba de una queja.

Finalmente, reconoció: “soy privilegiada por tener salud, una casa donde dormir, es simplemente decirles que es NORMAL un día no tener ganas de hacer n a d a, llorar, ó simplemente estar de MAL HUMOR”.