OPINIÓN

Aplauso para médicos, policías… ¡y periodistas!

Por Milagros Jiménez para La Crítica

Comunicar en tiempos de pandemia, se ha vuelto cada vez más difícil. Los periodistas trabajamos contra reloj para tener datos certeros y confiables sobre este “enemigo invisible” que acecha al mundo, el tan mentado, coronavirus o COVID-19, según la denominación de la OMS.

Los periodistas de la “vieja escuela”, los del lápiz y el papel, los de la libreta en mano, pueden tener un poco más claro el panorama. Tienen más experiencia en episodios que han sido difíciles y hasta catastróficos para la humanidad.

Pero, para los periodistas de la nueva era, los nativos digitales, resulta un poco más complicado. Esto es un suceso absolutamente nuevo que, sin dudas, marcará un antes y un después en nuestro quehacer periodístico. Este oficio, luego de la pandemia, tendrá que replantearse objetivos y resultados, el mundo a cambiado y el magnánimo oficio de la pluma con él.

Muchos de los redactores y periodistas digitales, cuando ocurrió la epidemia de gripe aviar, posteriormente conocida como Influenza H1N1, eramos simples adolescentes, pensábamos en el periodismo como un oficio a seguir y no como una profesión que trasciende fronteras y cambia la vida de las personas en todo el mundo, a través de los dispositivos digitales

Aquellos que elaboramos noticias para un medio online, debemos naufragar entre un maremágnum de informaciones. En este punto, nada nuevo. Lo hacemos diariamente. Solo que en este caso, en particular, hay hechos que sensibilizan y atemorizan a la sociedad. Y no es para menos.

Lee también   Sobreprecios en el Pami: No pudieron robarle a los pobres, le roban a los jubilados

Por ese motivo, queremos estar a la altura de las circunstancias. Consultamos fuentes, especialistas y tratamos de estar lo más informados posibles, desechando contenido que no aporte en absoluto a quienes esperan, ávidos, un poco más de información, para escapar de las “fake news”.

Pero, para los periodistas en general, sea cual sea el soporte, una gran responsabilidad pesa sobre todos. A través de los medios de comunicación, la población mundial se entera de lo que acontece minuto a minuto sobre esta enfermedad y sobre muchísimas hechos más.

No es librado al azar que dentro de las personas exceptuadas para circular por la vía pública en plena cuarentena, nos encontremos los periodistas.

Y es que claro, somos un nexo entre las autoridades –que requieren de los medios para poder dar a conocer ciertas informaciones- y la sociedad, que tiene el derecho a estar informada.

Al igual que el personal sanitario y las fuerzas de seguridad, los periodistas también nos exponemos y arriesgamos a enfermarnos. También dejamos nuestras familias, padres, hijos, parejas y demás, para cumplir con la tarea que tanto amamos, aunque muchas veces, no sea tenido en cuenta o sea minimizado. Aunque no sean las 21, vaya mi aplauso para todos nosotros.

La autora de este articulo es periodista y redactora. Trabajó en periódicos regionales de renombre como Nuevo Diario de Santiago del Estero, El Intransigente y actualmente es redactora de La Crítica.

Tags
Back to top button
Close