En plena pandemia del coronavirus, el gobierno de Alberto Fernández tomó una serie de medidas para frenar el avance de la enfermedad en la Argentina. Entre ellas, el aislamiento obligatorio, tal como lo hicieron en otros países.

Si bien la mayoría de los habitantes tomó gratamente cada una de las disposiciones, hubo un pequeño, pero no menos importante sector, que criticó el accionar del Gobierno Nacional. Entre ellos, el periodista Fabián Doman.

El comunicador abrió un hilo en Twitter y lanzó polémicas acusaciones entre las que mencionó que existe un ocultamiento de verdaderas cifras de COVID-19 (actualmente hay 1054 contagiados y 27 muertes en el país) y que intentan disfrazar la situación real que se vive a raíz de la pandemia, comparándola con la guerra de Malvinas y la información que llegaba a la sociedad.

El conductor de Intratables, comenzó su descargo en la red social del pajarito: “En general uso poco esta cuenta para opinar. Pero me parece que hay que decir algunas cosas. El jueves 26 en el programa de radio (@radiolared) dije y reitero que algunas imágenes, opiniones y actitudes me hacían acordar a cierto ambiente malvinero”.

“Malvinero, en el mal sentido del término, porque esa palabra también engloba la lucha por la recuperación de las Islas. En ese clima, parece que hemos perdido el sentido común. No acuso al gobierno de @alferdez de haberlo generado. Pero esta y se palpa. Pongo un ejemplo”, continuó.

“La información sobre la cantidad de casos positivos, los tests que se hicieron durante el mes de marzo -Argentina es uno de los países que a nivel mundial MENOS pruebas hizo- las víctimas fatales y hasta los enfermos recuperados parecen una INFORMACION MENOR. Al revés…”, señaló para continuar en el siguiente tuit.

“Como periodista tengo que hablar durante dos días del fascismo vial que representa criticar y criminalizar a un bobo que rompió -en su infinita falta de solidaridad con el resto- el aislamiento. Tampoco, hasta ayer, se podía hablar de la economía argentina”.

“Es más, he llegado al colmo en la tele, de pedir disculpas por tocar el tema, hasta que @deboraplager me corrigió muy bien que no había que dar explicaciones y que resultaba muy importante hablarlo. No sé de dónde vino el cacerolazo”, señaló molesto.

Y siguió: “O si: del fastidio de una clase política, que te pide aislamiento y no hace más que aparecer en fotos TODOS los días en reuniones donde todos están pegados unos a otros tomando mate (¿de la misma bombilla?). O de Jueces que no se bajan el sueldo ni aun ahora para donarlo como un gesto. O de un @msalnacion que minimizó el coronavirus durante los meses de enero y febrero, no controlando Ezeiza y no ocupándose de que tengamos los tests para saber cuántos argentinos son positivos”.

“O de otros ministerios que tarde se enteraron que los camiones del sistema alimenticio no pueden circular por el país. O de la propia Presidencia que privilegia en la reunión con los gobernadores sentar en la mesa al vocero presidencial y no al Ministro de Salud en el medio de una pandemia, haciéndonos dudar de las prioridades oficiales”, revelo.

Para finalizar, Doman lanzó contundente: “La lucha contra el coronavirus depende de todos. Pero en el todos también está incluida la clase dirigente. Los “exceptuados”, los que somos “esenciales”. Que tenemos que dar el ejemplo”.