El 19 de marzo, minutos antes de que Alberto Fernández anunciara la cuarentena social y obligatoria, Marcelo Tinelli emprendió un viaje a Esquel junto a Guillermina Valdés y toda su familia (a excepción de Mica), para transitar allí los días de aislamiento.

Pese a todas las críticas que recibió por no quedarse en su hogar, el conductor aseguró que “no eran vacaciones” y hasta ahora, no volvió a manifestarse públicamente. Ante todos los comentarios negativos que seguía recibiendo, el “Cuervo” decidió bloquear la opción de comentar.

Quien no tomó la misma decisión fue su mujer, Guillermina. Luego del anunció del presidente, en el que comunicó la extensión de la cuarentena, la modelo avaló dicha resolución.

“No sientas que no estás haciendo nada, estás tirando la curva para aplanarla”, fue una de las frases que subió a sus historias de Instagram hace unos días. Ahora, volvió a dejar un mensaje muy contundente como reflexión: “No deberíamos volver nunca más a la normalidad”, expresaba.