Un conocido club de comedia en el Reino Unido, el “Hot Water Comedy Club” (Liverpool), fue escenario de un papelón policial. Resulta ser, que en tiempos de cuarentena debido a la pandemia de coronavirus, decidieron, a través de su canal de Facebook, alegrar a la audiencia virtual .

El video que transmitieron, fue el monólogo del comediante Paul Smith, que se había grabado hacía días. Sin embargo, cuando la unidad Informática de la policía vio las imágenes, supuso que los clientes habían violado la cuarentena. Ante esta sospecha, decidieron desplazarse hasta la sala con una patrulla de agentes para proceder a su desalojo.

Los responsables del club aseguraron que unos 20 policías se presentaron el sábado por la noche en sus instalaciones. Los encargados se vieron obligados a informar a los agentes que el programa estaba grabado y que no había nadie en el escenario.

“Estábamos alucinado. Nos llamaron de la tienda de al lado para decirnos que había aparecido un escuadrón completo de policías en el club”, comentó Paul Blair, uno de los propietarios al medio ‘Sky News’. “Me conecté a la cámara de seguridad y vi al menos 20 policías”, continuó.

Para finalizar, Balir explicó a las autoridades que el monólogo que estaban emitiendo se había grabado el pasado 7 de marzo, y que en la sala no había nadie, ya que permanecía cerrada tras la orden dictada por el gobierno del país.