Mati Napp fue uno de los coreógrafos estrellas que pasaron por el Bailando en todas sus ediciones. A lo largo de su trayectoria por el programa, asistió a parejas exitosas como Laurita Fernández y Fede Bal y el último año, a Facu Mazzei y Flor Vigna que si bien no se consagraron campeones, llegaron a la final.

Pero, el 2019 fue un año muy particular para el bailarín porque por primera vez, se involucró personalmente con una participante, en este caso con Vigna que venía de finalizar una larga relación con Nicolás Occhiato.

Ambos mantuvieron un affaire durante varios meses. Si bien en todo momento se mostraron reacios a ponerle etiqueta a la relación, parecía que el amor marchaba viento en popa y se los veía muy felices.

Sin embargo, la ruptura llegó abruptamente entre rumores de infidelidad por parte de la rubia. En los programas de chimentos eran recurrente las versiones de un encuentro fogoso entre Flor y Nico mientras ella salía con el coreógrafo.

Lo cierto es que el vínculo volvió a ser el de antes, meramente profesional. Atravesaron las cámaras y las preguntas incómodas en la pista del certamen con mucha altura y si a la ex Combate se la veía con ganas de reconciliarse, a él no le pasaba lo mismo.

Llegaron a la final y perdieron contra Occhiato y Flor Jazmín. En ese momento, el vínculo se rompió definitivamente. Y aunque todos sueñan con volverlo a ver en la pista del Bailando, el artista se tomaría un descanso.

Al menos así lo dejó entrever durante una pregunta que le realizó una seguidora en Instagram: “¿Este año vas a estar en el Bailando?”, a lo que él respondió de manera contundente: “Por ahora no. ¡Veremos!”