La fecha de la vuelta a clases en la Argentina, sigue siendo una incertidumbre. Clarín accedió a una entrevista con Nicolás Trotta, ministro de educación, para conocer cómo será la reprogramación del ciclo lectivo y que medidas llevarán a cabo.

En cuanto a cómo están analizando la vuelta al colegio, explicó: “Las familias deben tener la tranquilidad de que hay un gobierno que ha priorizado claramente la salud. Cualquier decisión vinculada a la vuelta a la escuela, no va a ser una decisión del Ministerio de Educación ni va a ser una decisión política. Va a ser una decisión epidemiológica”.

Además, les recordó que “la suspensión de las clases surge a partir de recomendaciones del comité de expertos, que acompaña al presidente, y de la Organización Mundial de la Salud, quienes analizan no solo lo que ocurre en el hemisferio norte -que golpea tan fuerte a países tan sentimentalmente atados a nosotros, como son España e Italia- sino también lo que pasa en el hemisferio sur, que estamos contra estación”.

Sobre la posibilidad de que los alumnos perdiera el ciclo lectivo, el ministro aseguró que no. “No estamos en vacaciones y generamos muchos instrumentos vinculados a trabajar el desafío de la continuidad pedagógica y el acompañamiento de los chicos. Acá hay dos factores. Uno, es el desafío de aprender en la casa, fortaleciendo el vínculo del maestro; y el otro acompañar a nuestros niños y adolescentes en la incertidumbre en la que están”.

Otro tema que abordó el entrevistador, fue algo que preocupa a varios, “que haya chicos, escuelas o comunidades que no puedan acreditar los saberes como para pasar de año”. Ante esto, Trotta aseguró que “lo más importante es que garanticemos los procesos de aprendizaje. Y esa es la mirada que debemos tener. No hay que poner el foco en el niño, sino en la institución, en el proceso educativo”.

Además, habló sobre la posibilidad de articular el ciclo lectivo de 2020 con el 2021. “Es una de las alternativas. No va a ser una decisión exclusiva de nuestro Ministerio, tenemos que consensuar con todas las jurisdicciones educativas, los maestros y el mundo académico de la educación. En eso venimos trabajando. Tan importante como el camino que marquemos, es la legitimidad que construyamos en ese camino. Frente a una situación absolutamente extraordinaria, tenemos que tener la capacidad de buscar un camino que fortalezca nuestro sistema educativo”.