OPINIÓN

Adiós a la propiedad privada: Cuando la salud es un pretexto para pasar por encima de todos.

Por Renato Rizzo para La Crítica

La propiedad privada está protegida por la Constitución Nacional aquella que además garantiza y otorga derechos inalienables a los argentinos.

Derechos que por DNU y amparado en la épica inventada de la salud el gobierno nacional ha suprimido derechos tan básicos como el de la circulación de ciudadanos.

Con la anuencia de gobernadores y prensa nacional que avalan cuál propaladoras todas y cada una de las decisiones dictadas por decreto del hombre de los anteojos redondos asistimos a detenciones sin sustento, secuestro de vehículos y mercadería y ahora en la supresión del uso de la inversión en salud de los privados.

Ya se había hecho una virtual confiscación de la producción de la única fábrica de respiradoras del país para que el ministerio de salud distribuyera a discreción, es decir de los gobernadores amigos, del ejecutivo de los aparatos tan preciados en tiempos de pandemia.

04714FFD C36B 4917 B171 FF4DDE3624CF

De tal modo La Rioja recibió respiradores al igual que Catamarca cuando estas provincias no presentan casos confirmados y Santiago del Estero recibió 6 cuando ya dos de sus tres casos confirmados están prestos al alta clínica.

Es así que los argentinos asistimos una vez más a un atropello político en nombre del bien común porque nuevamente por decreto y con más gravedad que los anteriores son ratificación del congreso y sin el más mínimo sustento legal se decidió que si el plenipotenciario poder ejecutivo puede disponer de los recursos clínicos que no pertenecen al estado para uso bajo la esfera nacional.

Ya con la compra de insumos centralizada ahora se disponen a pasar por arriba de quien sea para disponer a gusto y placer de clínicas privadas sin ningún tipo de retribución para quien invirtió y compro y puso cada uno de los ladrillos de esos establecimientos.

Peronismo, kirchnerismo, chavismo palabras que a la larga o a la corta terminan siendo lo mismo y una sociedad enferma, que añora algo que no merece y que nunca alcanzará, riqueza sin esfuerzo y líderes mesiánicos que prometen bondades que no salen de sus bolsillos.

Tags
Back to top button
Close