Jimena Barón no está atravesando su mejor momento y así lo hizo saber a través de Instagram a sus cerca de seis millones de seguidores. La cantante abrió su corazón en plena cuarentena y confesó en un extenso descargo, todos sus miedos y frustraciones. No solo eso, también reveló que tiene un problema de salud y que esto podría dejarla afuera de la música.

En uno de los párrafos del texto que publicó, cita lo siguiente: “Tuve que entrenar fuerte para llegar con el aire y poder cantar en vivo, tuve que ensayar coreografías que me cuestan mucho, tuve que enfrentar mi miedo de hacerme un estudio y confirmar que tengo un quiste en una cuerda vocal que me deja sin voz todo el tiempo, tuve que quedarme sola en el hotel, muda, sin poder cenar o compartir el tiempo de gira con el equipo”.

Además, dejó en claro que es muy autoexigente, quizás de más: “Vi siempre errores, solo veo errores y cosas que podría haber hecho mejor. Me odio, me sofoco a mí misma. Salimos de los show saludando a la gente amontonada del otro lado de las vallas, me gritan, me quieren, me agarran fuerte. ¿Me conocen? Ni yo me quiero así tanto”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

🖤

Una publicación compartida por J MENA (@jmena) el

La actriz también reconoció que muchos productores de televisión se le rieron o ningunearon cuando ella no aceptó papeles en ficciones, por querer dedicarse a la música. “Es muy puta, no tiene el perfil  para hacerlo”, cuenta que fue el comentario de un conocido del ambiente a su mánanger.

También aseguró  que su vida es un poco difícil, entre gira y gira. “Llego a casa sola, con la valijita de gira, con maquillaje del show y en joggings. Se ve rarísimo. Morrison ya dormido, descongelo comida. Pienso en todo lo que salió mal”.

Por último, se refirió a las críticas que recibe diariamente en los programas de televisión y lo mucho que la afectan: “Mientras en la tele hablan mierda de mí y yo me siento para la mierda, lloro”, sin embargo, intenta siempre mantenerse en pie por su público que la sigue a todas partes: “Voy a disfrutar más, me lo prometí. Y tendré mucho que sanar, pero siempre cumplo”.