En las últimas horas, un sacerdote que violó la cuarentena obligatoria, fue descubierto en el interior de un auto, acompañado de una mujer. Al ser consultado por los uniformados, brindó una curiosa explicación. El hecho sucedió en Mendoza y tuvo gran repercusión a nivel provincial.

Todo comenzó cuando los efectivos policiales divisaron a un vehículo estacionado en una zona oscura en cercanías a la ruta 171. Al acercarse, observaron a dos personas: uno era el párroco de Villa Atuel y la otra, una femenina.

Al verse descubiertos, los infractores explicaron que se habían detenido en ese lugar para poder dialogar tranquilamente.  Según reveló el religioso, la mujer se encontraba transitando problemas familiares por lo que él estaba brindándole “contención espiritual”.

Sin embargo, los argumentos no fueron suficientes para impedir que la Policía los llevara detenidos a la Comisaría por incumplir con el aislamiento. Ambos recuperaron la libertad horas después, tras ser notificados de la causa.

Al salir, el cura se encontró con los medios de comunicación apostados en la puerta de la seccional y tuvo que responder a las preguntas de la prensa. Un tanto nervioso, admitió que violar la cuarentena fue una “imprudencia” pero se justificó señalando que “no fue algo malitencionado”.

En Mendoza, ya son más de 3.000 los ciudadanos detenidos por incumplir la cuarentena dispuesta por el Gobierno Nacional y más de 100 los que ya se encuentran en el penal por “reiterancia” en este delito o contar con antecedentes judiciales, publicó TN.