REGIONALESCÓRDOBA

Córdoba: el protocolo indicaba atender casos de sólo fiebre, como el de la docente que falleció

Días atrás, la provincia de Córdoba quedó bajo la lupa por la muerte de una docente que buscó ayuda por casi diez días en un sistema de salud que no la contempló. La mujer de 44 años, empezó con fiebre el 29 de marzo, pero, desde la obra social Apross la descartaron como posible caso de coronavirus por ser el único síntoma que presentaba.

Sin embargo, el protocolo de atención que emitió el Ministerio de Salud de esa provincia desde que se conoció el primer caso (el 10 de marzo), demuestra que la mutual cometió una gravísima falta ya que la situación de la cordobesa, sí estaba contemplada.

“Atención. Es importante tener en cuenta que el caso confirmado registrado en Córdoba presentó sólo fiebre, como único síntoma durante todo el proceso. Por tanto, y de manera preventiva, desde el Ministerio de Salud de Córdoba recomendamos tener en cuenta este antecedente al considerar la definición de caso, evaluando el contexto clínico y epidemiológico”.

1  L03op04BIH838vhm4SoGQ

El día a día de su salud fue revelado por ella misma a su círculo íntimo y también a través de  Twitter. “Actualización: Anoche 39,6 pese al paracetamol. Dice Apross que aumente la dosis, pero que NO VAYA a los centros de salud. No califico para covid19”, expresó el 31 de marzo y luego agregó: “Ni dengue”.

Durante varios días, Liliana Giménez continuó relatando el horror que vivía por no poder conocer su diagnóstico. A su amiga íntima le contó que el viernes 3, luego de continuar con mucho malestar,  recibió finalmente una visita médica en su casa.

“Ya vinieron. Amigdalitis. Mañana me dan un inyectable por el tiempo al pedo que me hicieron perder. Dice que tengo una bola en el lado izquierdo. Ahora tengo 38,5, hace 24 horas que no tomo antifebril”, le contó la docente a su amiga por Telegram.

El sábado le aplicaron la inyección en el dispensario y recién el lunes 6 le realizaron una placa de tórax cuando la paciente volvió por que no había visto mejoras. Allí comprobaron que tenía los pulmones tomados casi por completo, pese a ser una personas extremadamente sana (era nadadora).

Inmediatamente la trasladaron en ambulancia a la Clínica Privada La Falda, donde ingresó a terapia intensiva como un posible caso de coronavirus. Lamentablemente, falleció el martes 7 y su familia nunca la puso despedir porque su cuerpo fue cremado ante la sospecha de tener COVID-19. Al cabo de unos días, los deudos fueron notificados que Liliana había muerto por neumonía y descartaron la presencia del virus.

El caso de Giménez puso en el tapete las falencias del sistema de salud y a través de las redes sociales, miles de argentinos se hicieron eco de la irresponsabilidad de la obra social que, actuado a tiempo, podría haber salvado la vida de esta mujer, esposa y madre de dos hijos que hoy ya no está.

Tanta fue la repercusión no solo en Córdoba sino también en todo el país, que la Justicia de esa provincia actuó de oficio y abrió una investigación para encontrar a los responsables del  caso. Por el Ministerio Público Fiscal ya declararon el esposo de la fallecida y su hermano.

 

 

 

Tags
Back to top button
Close