El director ejecutivo de la Anses, Alejandro Vanoli, anunció este martes que el Gobierno evalúa extender la ayuda familiar “por un largo tiempo” ante los efectos de la cuarentena y el coronavirus sobre la economía.

“En principio, el DNU establecía que el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) era un cobro extraordinario de 10 mil pesos para abril, con la posibilidad de extenderlo a mayo. Ahora el gabinete económico está estudiando distintas alternativas: mantener el IFE, transformarlo o complementarlo con otras medidas para defender el trabajo y dar alivio a las Pymes”, adelantó Vanoli.

Y sentenció: “Está claro que la extensión de la cuarentena va a exigir que el Estado siga haciendo un esfuerzo. Está bajo análisis cuáles son las mejores herramientas”.

El funcionario planteó que “el impacto global del coronavirus sobre la economía va a ser mucho más fuerte de lo que se creía”, por lo que “es un hecho que estas medidas (de asistencia), quizás con algunas diferencias, se van a quedar por un largo tiempo”.

“La duración y los efectos de esta situación son absolutamente dinámicos. La magnitud de la crisis dependerá de cuán rápido se puedan volver a retomar algunas actividades. Todavía está en discusión cuántos recursos va a haber que poner en marcha para movilizar le economía y cuántos sectores van a tener daños estructurales”, opinó.

Consultado sobre el origen de los fondos que se necesitan para afrontar semejante asistencia, Vanoli señaló que “claramente implica un esfuerzo fiscal que incrementa el déficit”, y consideró “absolutamente justo buscar instrumentos para que aquellos pocos sectores con gran capacidad contributiva, grandes rentas o grandes patrimonios, de alguna forma contribuyan”.

“Por supuesto que hay que discutir cómo financiar todo esto. Me parece muy saludable que se estén discutiendo alternativas para recaudar y compensar esta mayor necesidad del Estado”, cerró.