La pandemia de coronavirus puso a la Organización Mundial de la Salud en una situación muy complicada, al punto de haber recibido cuestionamientos por parte del gobierno de Taiwán y del mismo Donald Trump. La semana pasada, el organismo estuvo envuelto en un escándalo con el presidente de China.

Según Tsai Ing-wen, habían alertado, en el mes de diciembre pasado, sobre al menos siete casos de neumonía atípica en Wuhan, ciudad donde comenzó la propagación de coronavirus.  Sin embargo, estos dichos fueron desmentidos por la OMS y ahora, se les sumó como enemigo, Donald Trump.

El presidente de Estados Unidos dio una conferencia de prensa en donde no dudó en disparar con munición gruesa contra el organismo de salud. “Hoy, ordeno la suspensión del financiamiento de la Organización Mundial de la Salud mientras se lleva a cabo un estudio para examinar el rol de la OMS en la mala gestión y el encubrimiento de la propagación del coronavirus”, declaró.

Luego, Trump aseguró que “la OMS encubrió la difusión de información errónea de China sobre el virus”. “Con el estallido de la pandemia de COVID-19, tenemos profundas preocupaciones sobre si la generosidad de Estados Unidos ha sido utilizada de la mejor manera posible”, agregó.

“Reducir el apoyo y la participación de Estados Unidos significará que Estados Unidos no tendrá un asiento completo en la mesa durante estas discusiones, y solo aumentará la influencia ya preocupante de China en la OMS“, lanzó.