A más de un mes de la cuarentena obligatoria, representantes de cada sector, pide ayuda al gobierno y que sus actividades queden exceptuadas. En esta ocasión, el presidente de la Unión de Kiosqueros de la Argentina, Adrián Palacios, reclamó al gobierno permitir la producción de tabaco y advirtió que “más de 10 mil comercios van a cerrar” por desabastecimiento de cigarrillos.

Tras el decreto de aislamiento social obligatorio del 20 de marzo pasado, el gobierno prohibió la producción de cigarrillos, concentrada en Massalin Particulares y British American Tobacco. El representante señaló que los kiosqueros dependen de la venta de cigarrillos “para seguir sobreviviendo, porque su venta representa más del 50% de la rentabilidad de los comercios”.

“Más de 10 mil kiosqueros que dependen de esa venta no van abrir porque no pueden pagar el alquiler y los servicios de luz y no hay ventas”, dijo Palacios en declaraciones a Radio Rivadavia. “Los kiosqueros hemos vendido todo el stock de cigarrillos y las ventas bajan porque el que viene a comprarlos también se lleva otros productos”, explicó el presidente de UKRA.

Además, el presidente de la Unión de Kiosqueros de la Argentina dijo que las empresas tabacaleras “presentaron un protocolo de seguridad sanitaria para la producción y distribución y si se permite la producir, en 48 horas podrían comenzar a distribuirse a todo el país y eso nos ayudará a los kiosqueros y al estado”.

El dirigente recordó que el 80% del precio de venta del atado de cigarrillos son impuestos que recauda el gobierno “que podrían ayudar al sistema de salud en esta emergencia”.

Fuente: Noticias Argentinas